SOBRE ESTE BLOG...

Acá vas a encontrar, básicamente, data sobre historieta cómica argentina clásica. Además, bastante de bande dessinée. Algunas reflexiones sobre el lenguaje historietístico, muchas polémicas y miles de imágenes, la mayoría de mis propios archivos. La forma más fácil de ubicar un material o autor es ir a "Etiquetas", revisar y hacer click en la pertinente. También podés escribir una palabra clave en "Buscar en este blog". Tenés mi contacto, encima. Suelo responder mails si la consulta es muy específica. Podés tomar lo que quieras, siempre que cites la procedencia. Si no citás, y te ubico, te escracho públicamente, como he hecho en varias oportunidades. Enjoy

domingo, junio 11, 2017

ANGELITO LUCIARENA, CON AFICHE DE ALCATENA

Un lujo el afiche creado especialmente por Quique Alcatena para mi obra "Angelito Luciarena, el psicólogo del barrio", que con dirección de Marina Wainer, estrenaremos en DELBORDE Espacio Teatral, en el mes de Julio...





miércoles, mayo 31, 2017

APOLLINAIRE - GRILLO (o GRILLINAIRE)

A uno, que leyó de muy pendejo Edipo Rey y que apenas un poco más tarde se enteró de la transmutación de Tiresias, le costaba -impresionado por la solemnidad con que Sófocles trató a dicho personaje- imaginarlo con tetas. Apollinaire, en cambio, mucho más irrespetuoso -y talentoso- que uno, no tuvo ningún problema y hasta las usó (las tetas) para inaugurar el surrealismo. Porque de muy joven ya se cagaba de risa de todo y de todos, cosa que uno recién con los años ha aprendido. Grillo también sabe hacerlo, y de manera exquisita. Con el virtuosismo que ya se le conoce, pero que no deja de sorprender, con camaleónica variedad de estilos, uno mejor que otro, va desgranando en genuina historieta los padeceres de Croniamantal, el protagonista de El poeta Asesinado. Grillo no se deja amedrentar por la prosa. Ahí cuando cree necesario que fluya sin interferencias, la exhibe en estado puro. También puede resolver toda una pieza teatral en un único cuadro. Y detenerse en puntuales pasajes a jugar, a divertirse, a explorar a fondo sus posibilidades expresivas. Así el episodio de los alemanes chupando cerveza, el idilio del poeta con la fuente, su encuentro con el saltarín Paponat, por poner unos pocos ejemplos. No contento con esas proezas, contribuye además a resaltar gráficamente ciertos juegos de palabras, aunque aclara que no es su rol explicar cada alusión -la novela está plagada de ellas- e insta al lector que se ocupe de investigar. Es como Los Simpsons, cuanto más guiños cazás, más te divertís. A mí particularmente, el central de la página que muestro, en la que se juega con el Escriba sentado del Louvre y con Eugéne Escribe (que también inauguró una forma de escribir teatro, "la pièce bien faite"), me parece brillante. Bravo, Grillo, una vez más!



viernes, mayo 05, 2017

CIENGRAMOS Y VIOLA EN SU ENVASE ORIGINAL

Así como existió aquí Mundo Argentino, en el paisito se editaba Mundo Uruguayo. Donde aparecía Ciengramos y Viola -nuestros Pelopincho y Cachirula, claro-, del inefable urugua/brita/argento Geoffrey Edward Foladori... o más sintéticamente Fola. También Don Tranquilo y Familia, otra genialidad de su autoría. Y ambas tiras fueron publicadas en esa revista al menos durante veinte años, si juzgamos por los ejemplares de entre mediados del '40 y mediados del '60 que me trajo como obsequio el amigo de la vecina orilla, Nelson Acosta En la foto se nos ve en un bar del microcentro, donde nos reunimos este mediodía y charlamos tupido...




viernes, abril 14, 2017

Una olvidada tira de La Razón


Ayer fui a visitar al querido Norberto Rodriguez Van Rousselt a Lanús. Nos juntamos en el café Las Palmas y charlamos unas dos horitas. 
Me llevó de regalo un grueso tomo encuadernado de A Suivre, y me mostró los originales de la tira que dibujó en la contratapa de La Razón durante los años 1993/94. 

"Río de América", que transcurre en la época de las invasiones inglesas, es un hermoso laburo que merecería rescate (al menos digitalmente, dado el triste panorama editorial en el rubro).



sábado, abril 08, 2017

CUANDO LA HISTORIETA SE VUELVE PELIGROSA (13): PANDO C/ BARCELONA S/ DAÑO MORAL


No fui Charlie, en su momento, así que tranquilamente puedo permitirme no ser Barcelona ahora. Y ojo, que me sería infinitamente más fácil serlo, sobre todo estando la Pando de por medio... pero no puedo. Tampoco fui Gustavo Sala en el affaire David Guetta. Siempre me pareció además, que Sábat con lo que hace, no es para nada el artista puro e inocente que pretende ser y se ampara en su prestigio para pasarse de rosca. En los ejemplos, ofensores y ofendidos, pertenecen a bandos muy diferentes, como se observará. Pasa que no creo en el bill de indemnidad de nadie, lo lamento.
Podría extenderme en el concepto, pero prefiero remitirme al post que escribí respecto a lo de Sala... Sigue vigente, creo, cambiando algunos detalles.
De todos modos, si quieren putearme, tienen la libertad de hacerlo, yo no les voy a entablar demanda. Es de otra cosa que hablo, aunque casi que estoy resignado a que no se entienda...


domingo, marzo 19, 2017

ULTIMAS ADQUISICIONES: "MEJICANAS" Y ARGENTINAS

Anduve entreteniéndome con dos sitios que abrieron en el Face, dedicado uno a Torino y otro a las comiquitas en general, pero con predomino de las que en mi infancia llamábamos "mejicanas". Eso renovó un rato mi alicaído entusiasmo por el coleccionismo (en realidad no me entusiasma nada, últimamente) y me aboqué a pavonear viejas y nuevas adquisiciones, ya que también obró como estímulo para salir de cacería.
Cumplo ahora con el blog exhibiendo algo de las últimas compras. Entre las más fresquitas (de esta misma mañana) están el Rocambole, La Muerte de Súperman, y los ejemplares de Torino y Mazzone.
Resulta que hace un tiempo le obsequié a un amigo un Rocambole flamante, que encontré en uno de mis cueveros de confianza. Un par de días atrás volví al mismo lugar buscando un tomito más de Tor para otro amigo y creí llevarme el último. Pero mientras hoy revolvía allí unas Columba para regalarle a mi yerno -que tiene ese tipo de gusto lamentable, quéselevacer-, apareció un folletín más y me dije que debía ser para mí.
La Muerte de Súperman la tuve en su momento y la vendí a muy buen precio para financiar otras compras. La acabo de recuperar por una bicoca. 















miércoles, marzo 15, 2017

ULTIMO REQUIEM PARA LA FIERRO

Se me ocurrió el título: "Ultimo réquiem para la Fierro". Pero no voy a escribir el post que pensaba. Apenas intentaré unos apuntecitos desordenados. No vale la pena más. 
Si hago retrospectiva de esta segunda etapa de la revista, me acuerdo de trabajos muy buenos: "Trillo y Grillo", por empezar, que me fascinó. "El hipnotizador", excelente. Lo de Reggiani y Mosquito, bien contado desde el guión, con narrativa visual limpita. Casi todos los especiales (y no digo todos, por lo del finado Nine, que en paz descanse). "El síndrome Guastavino" -y ya van dos Trillo, que se nos fue temprano, dejando muy huérfano el panorama de guionistas-. Lucas Varela, tanto sea como dibujante, como en la producción integral, siempre notable, experimentando en serio, haga lo que haga. El desopilante Sr. Rispo, de Parés. Agrimbau, coherente y sólido… no sé, seguramente debe haber algo/alguien más, que se me escapa a la memoria, pero no pienso revisar la colección. Por eso entre otras cosas, no hago el post. 
Tengo mejor memoria de la bosta de los últimos tiempos. Lo lamento, Sanz me parece bosta, El Tomi me parece bosta, Minaverry me parece bosta, Alcobre me parece bosta, Calvi me parece bosta. Nine (h) me parece bosta. O saquemos bosta, si prefieren, si suena muy fuerte. Y no ellos, claro, como personas, que deben ser buena gente, supongo, aunque no los conozca. Quiero decir que lo que hacen no tiene que ver para nada con lo que creo debería ser la historieta, con el concepto que tengo de ella. Porque no se trata del "no me gusta". Porque tengo –existe- un concepción del género (o "lenguaje", como remilguea la Papa Accorsi). 
Ahora, si la historieta se convirtió en otra cosa, avisen y no consumo más lo que se produce en la actualidad, me quedo con lo viejo, que tengo bastante para leer y releer.
De todos los nombrados no aguanto una página. O no sé qué quieren contar, no comprendo, no abarco, no diferencio los personajes, no me enganchan en absoluto (y ojo, que yo avancé bastante con el Ulises de Joyce y me leí casi todo Beckett... y aparte entendí, eh), o lo que cuentan es absolutamente baladí, porque el verdadero propósito es que se luzcan los dibujitos. El caso de El Tomi, claramente. Hace treinta años me interesaba esa propuesta de poética entre rea y érotica. Ahora es un cliché gastado, una paja triste. Sanz en su vertiente intenta lo mismo, lucirse. Sus guiones son pobres, un pretexto. Dan esa sensación de "déjà vu", no una... mil veces. Pero encima es mal dibujante. De historieta, al menos. La gilada cree que es bueno, porque se deslumbra con los cuadros estáticos. Vayan a la larguísima secuencia de acción de "El Esqueleto", en la entrega de enero. Ni el más manco de los dibujantes cómicos de los '60, de las revistas de cuarta de Torino, contaría una pelea de forma tan dura, tan torpe, tan embrollada. Ni hablar de Quinterno, por supuesto. Aunque Sanz ni debe saber quién es Quinterno.
Pero bueno... no nos vamos a ensañar con Sánz cuando están El Marinero Turco o Quattordio. Eso ya entra en el terreno de lo incomprensible.
Báh, sí... es comprensible. No desde sus habilidades creativas, que resultan nulas, claro. Pasa que Quattordio se encargó de dibujar el monumental engendro de Zaspumpán. Quizá el dogor pretendió que Zenitram fuese El Eternauta del siglo XXI, no se. Que alguno le avise, en tal caso, que apenas si llega a Las Chifladuras de Carlitos Balá. Pero aburrida.
Y El Marinero Turco... qué se yo. Saldrá de copas con el pibe éste que de la nada Zaspumpán puso a dirigir la revista, para no hacer nada él y vivir de arriba, que es lo mejor que sabe hacer, aparte de guitarrear en prólogos y programas televisivos.
Imperdonable este dúo. A Zaspumpán y a Ortiz me refiero. Podrían haber aprovechado la importante teta de Página 12 (uno de los pezones, sin duda, fue del Estado hasta que se vino la noche macrista), para pelear la vuelta al kiosco de la historieta. 
En cambio, desde el caprichito estético, la soberbia y el amiguismo, hicieron todo lo posible por ahuyentar al público. Había tapas que ya desde la tapa espantaban a cualquiera.
Por poner otro ejemplo... el último editorial de Sasturain en la última Fierro, supera los 124 anteriores: es tan, pero tan, pero tan pelotudo, que uno pensaría que lo escribió para que nadie extrañe la revista.
Como dijo por ahí mi amigo El PyBe: si tenían que salir a pelear el mercado, sin el paragüas de Página, no duraban un año con ese criterio editorial.
Pero lo tenemos al mamarracho éste de Ortiz, en un reportaje donde defiende por un lado la historieta en el kiosco, y por el otro, llegado a la tercer pregunta, repite la palabra “arte” diez veces al menos. Digo hasta la tercera porque hasta ahí aguanté. 
Incompatible, hermano. Si es “arte” que vayan los nerds a las comiquerías, cerremos la idea del kiosco definitivamente. El kiosco es para lo efímero, lo marginal, lo popular. Para el tipo que compra la revista en Retiro, la lee en el tren y la deja en el asiento cuando llega a destino. Se entretuvo en el viaje, dejó volar la imaginación por un rato, se escapó de su rutina como el Sr. López. El tipo del tren no quiere tener que recurrir a un tratado de semiología para entender por qué es bueno eso que a él le parece una porquería indigerible. Entendés vos, ahora, papá?
Ortiz tendría que abrevar en lo que su padrino Zaspumpán decía en 1979, cuanto todavía pensaba: "La marginalidad se resuelve en dos alternativas: la asunción de un territorio tangente por asimilación -en este caso la literatura, acaso el cine por similitud de origen y modalidad de consumo-; o la reivindicación de la marginalidad, como identidad primero, como posibilidad de individualidad absoluta después. Por ahí anda NUESTRA HISTORIETA. En el mundo -léase Europa- corre la moda del noveno arte y el experimentalismo, la historieta erótica o intelectual refinada para un público no masivo. Mientras, el lector habitual sigue consumiendo tontería. Aquí, la escisión es sólo cuestión de tiempo: no tardará en llegar la revista sofisticada para un público que la compre sin vergüenza de leer historietas. Es el peligro esnob, el despegue del piso, la pérdida de una tradición de cultura popular que hizo la grandeza y el sentido último de la creación, la tentación de la vanguardia.
Dos tareas, entonces: RECUPERAR LA LEGALIDAD DE UN ESPACIO PROPIO a partir de un planteo no euro céntrico, que supere las limitaciones de la mera vanguardia o la fantasía de que lo ideal es convertirse en una de las ARTES a través de la negación de las raíces; ENCUADRAR ESE ADEMAN DE IDENTIDAD JUNTO AL DESTINO DE LOS DEMAS SECTORES DE LA MARGINALIDAD, comunes residuos en el reparto de la gran torta cultural. Porque acaso el equívoco resida en no tener claro si lo que se quiere es definirse ante La Cultura o incorporarse a ella. Empecemos por ahí."
Aplausos. Y por ahí empezó con la primera etapa de la primera época de la Fierro y hay que aplaudirlo por eso también. Claro que después Zampum-panza se cansó, se dejó crecer la ídem, además de la barba, y posó de comprometido, de progre, anche de abierto a lo experimental, mientras se cagaba en todo lo que opinaba anteriormente. Terminó haciendo trizas el antiguo prestigio de la Fierro de la primer época, que él mismo forjó. Y el prestigio de la segunda, lo hizo polvo directamente.
Pero no quiero seguir pegándole a Sasturain, al menos en honor de aquella lejana gloria.
Tampoco a Ortiz. Quique Alcatena, una persona que merece la mayor de mis estimas lo rescata respecto a cómo se manejó con el suplemento de historietas de Télam, y no tengo porque dudar de su palabra ni de su criterio. Puede que Ortiz haya errado en un lado y acertado en otro.
Aunque fundamentalmente no le pego, porque le está pegando gente que no me gusta nada.
Por ejemplo, un chabón de una editorial tipo Dünken, pero de historieta, salió ahora a pegarle a Ortiz. 
(Aclaración: la gente de la literatura sabe bien qué es Dünken, uno de los primeros sellos que encubrieron la autoedición. Autores que ponen plata para sus propias ediciones, pero que quieren engañar a sus amistades con presentaciones de media hora en un stand perdido de la Feria del Libro, donde les firman ejemplares que tranquilamente podrían haber impreso en la imprenta del barrio, y que podrían haber regalado en su casa, en camiseta, mientras se tomaban una cervecita con sus futuros lectores. Invirtiendo muchísimo menos plata, sin el boato de la falsa celebridad, y con más afecto y calor humano).
A tales menesteres se dedica este chabón que denuesta a Ortiz, mientras usa como estandarte a un socio que se murió joven. Lamentable deceso, no me cabe duda, pero que no da para ubicarlo en el santuario de los mártires de la historieta.
Yo creo que este tipo -dibujante o guionista o algo, además-, meses atrás, cuando todavía no se rumoreaba el cierre de Fierro –que se rumorea desde hace bastante, me entero recién-, no se hubiese atrevido a meterse con Ortiz. Otros tantos camorreritos fáciles del Face, que lo apoyan en su muro, tampoco lo hubiesen hecho.
Todos criticaban la Fierro en sordina, pero se morían por publicar ahí. Ahora hacen leña del árbol caído.
Es por eso que hace un par de días escribí en el Face que me daba un poco de asquito este ambiente. 
Y por eso, cuando terminó Zenitram posteé también allí, con la imagen de la última página “Fin, por fin”. Sin saberlo, en ese punto arrancaba mi último réquiem para la Fierro.
He dicho muchas veces que la seguía comprando para que no me pasase lo de la primera época, que la abandoné por el nro. 50, cuando empezaba a hacer agua, y tuve que completarla a precio de colección. Pero además de mis taras de coleccionista, la compraba porque de tanto en tanto algo bueno traía.
Dicen que no todo está perdido, que se está negociando una periodicidad trimestral o algo así...
Pero aunque resurja de sus cenizas una y otra vez, como el Gato Félix, de aquí en más, no volveré a caer en la trampa. Por eso lo de último réquiem.
Y saben qué? Pensándolo mejor... no me avisen, eh. 
Creo que sí. Creo que la historieta, la gente que la hace, todo ese mundillo, se convirtió en otra cosa que ya no tiene absolutamente nada que ver conmigo.
Me quedo con Patoruzú y Arturito. Con Don Nicola y Espiru. Con Piantadino y Lucky Luke.
Me quedo con El Eternauta. Me quedo con Breccia y con Pratt.
Es suficiente compañía. Es buena, es mejor. Hace bien.
Chau


lunes, marzo 13, 2017

ULTIMAS ADQUISICIONES: LAINEZ, OESTERHELD, PATO DONALDO Y TORINO

Lotecito de Puño Fuerte, Hora Cero y  Frontera. En esta última, a fines de los '50, aparece por primera vez en la Argentina Lucky Luke (Los Primos Bronco no son otros que Los Primos Dalton, como habrán supuesto...)



Lotecito de El Pato Donald (o), de Editorial Abril, con esas tapas gloriosas que parecían en 3D...


Y finalmente, un Suplemento del Conventillo que me faltaba y que reedita un episodio proveniente de Aquí Está!, año 1943...



El Suplemento lo pagué tirando a carito, pero compensa con todo lo demás, que fue obsequio de un amigo.

sábado, marzo 11, 2017

LOS CANJES DE TORINO: KARADAGIAN Y EL CLUB DEL CLAN

No soy afecto, lo dije muchas veces, a los derivados historietísticos de programas televisivos. Estuvieron de moda en una época. Baste citar Las Aventuras de El Gordo Porcel, de El Capitán Piluso, Las Chifladuras de Carlitos Balá o La Voz del Rioba, con los reportajes de Minguito. Pero dado que la foto que posteé hace bastante sobre Don Nicola en Titanes en el Ring es un fenómeno inverso (es decir, la historieta metiéndose en la tevé) y que sigue despertando interés, consulté al respecto a mi amigo Daniel Roncoli, autor de “El gran Martín”. 



Me corroboró un dato que pasó Toni Torres acerca de que Torino fue jurado del programa, en el ’67, aunque  sólo durante cuatro o cinco emisiones. Formaba parte de un acuerdo comercial integral que hicieron con Karadagián. Torino editaba en su taller la revista Titanes en el Ring, de aparición muy breve, seis números en esa etapa.  O sea, no anduvo. Era una publicación que mezclaba notas "periodísticas" sobre los luchadores, difundía actividad del elenco, intercalaba historietas con personajes de la troupe como Pepino. Además de algunos entretenimientos y material escolar. Se supone que era un negocio a medias, no como con los muñequitos Jack, en que Karadagián le sacó buena plata a Fel-Fort. Por otra parte, en el programa se promocionaba a Don Nicola. Entraba como apoyo en las luchas representado por el actor Semillita (Juan Ricardo Bertelegni, el de la foto). No peleaba, era lateral.


La tercera pata del acuerdo era un ciclo radial. Le daban una pátina de programa deportivo, entrevistas a los luchadores que respondían desde el personaje. Fue muy corto, apenas dos meses. Ya había pasado en el ’62-’63, con Titanes, de probar la misma fórmula (revista, radio y tele),  aunque no con Torino. Parece que en esa época tuvo mejor suerte. El programa de radio, entonces,  lo conducía un tipo que era cotizado, Daniel Rios. 
Hasta acá los datos que me tiró Dani. En ML ha aparecido una revista de Titanes en el Ring del año 73, o sea que parece que Karadagián insistió una tercera  vez  con el proyecto.
Toni Torres aportó un par de datos más sobre la segunda etapa de la publicación. El número 1 salió en Junio de 1967.  
Allí aparecía la historieta "Pepino el 9", con guiones de Torino o Jotacé y dibujos de Vecchio y Borello. En el último episodio de Pepino participa Don Nicola. También dibujaron en la revista Pérez D`Elías, Elkan, Satti, Govio. El Director fue Francisco Mazza, primero, y luego Héctor Torino, quien además escribía la historieta del "Agente Secreto 009" con dibujos de Mazzeo. En el último número hay varias tiras de una página de Don Nicola.


También aporte de Toni fue la foto de Palito Ortega leyendo una Pepinucho y Coliflor


Afortunadamente tengo el número que se alcanza a vislumbrar y he podido develar el motivo de la foto: como se obseva en  la tapa, en la historieta participaba el Club del Clan. En la contratapa, el mismo Palito, junto a Johnny Tedesco. Seguramente otro canje publicitario de Torino.


domingo, febrero 26, 2017

TORINO Y MAZZA

Hay gente a la que Mazza le gusta. O no le disgusta tanto como a mí, al menos. Entiendo ese gusto. He dicho más una vez que lo considero un correcto profesional. Lo que no soporto es la dureza, esterotipia y previsibilidad de sus monos. Aparte Mazza, a diferencia de Torino, que tenía una creatividad desbordante, era un artesano sin vuelo propio. Muchas veces, detrás de sus tapas, sospecho bocetos o ideas de Torino. Así opiné de la portada del nro. 117 -setiembre de 1970- de El Conventillo, desde que la vi por primera vez. Repasando los archivos de Aquí Está!, compruebo que efectivamente está tomada de una viñeta de Torino de treinta años antes...





martes, febrero 14, 2017

TORINO Y LA RESISTENCIA

En el nuevo grupo de Torino en el Face (están invitados a participar), nos propusimos compilar todas las portadas de Don Nicola.
Alguien aportó la del nro. 144, de 1973, que lleva la firma de Torino. Se me ocurrió cotejarla con una reedición que tenía del año 1981, que no lleva firma.
Ahora bien, no me cabe duda que la tapa firmada es un boceto de Torino arruinado por un manco, y la del '81, sin firma, es integral de Torino.
En principio, en el Extra, Don Nicola vuelve a ser él, en vestimenta. 
El espantoso aggiornamiento de los '70, cuando lo sacaron del conventillo y lo quisieron meter a play-boy, implicó también el abandono del chalequito, la camiseta, los pantalones arremangados y los botines. Siempre pensé que Torino se resistía a la "modernización" propuesta por Seijas, más allá de haber dado lábilmente su consentimiento para ello. Si hacemos un repaso por las tapas de Las Grandes Aventuras que le pertenecen íntegra e inconfundiblemente, se comprueba que nunca dibujó al tano con remera y mocasines.
Pero aparte del vestuario, también el diseño es muy superior. Una idea atractiva se pierde en el primer caso, y luce en el segundo. 
En la tapa del '81, todo apunta claramente hacia la acción principal, mientras que en el nro. 144 se dispersa totalmente por la mirada de la chica (quien además cobra un protagonismo desmesurado) y por la actitud dura y equívoca de Don Nicola. Y aquí hay que hablar de las poses.
Todos los intentos de otros dibujantes por emular las extrañas, enrevesadas actitudes con que Torino dotaba a sus personajes, fueron siempre fallidos. Lo que en el creador original resultaba gracioso e insólito, en los otros se veía arbitrario y estereotipado.
Lo que siempre digo... Torino me resulta infinitamente más simpático que Quinterno por su bonhomía, su actitud despreocupada sobre la vida, su bohemia... pero si le hubiese dado apenas un cachito más de bola a sus criaturas...



LOS EXTRAÑOS CRUCES DEL COLECCIONISMO

En un mismo día, en el lapso de una hora, en la ciudad de La Plata, conseguí:
1) Sigi le Franc -en castellano- de Bara (seudónimo de Guy Willems); un belga que iba al colegio con Franquin, y que anduvo dibujando por Chile, Argentina y Perú: 





2) La marque de Raspoutine, de la serie Une enquête de l'inspecteur Canardo, de Sokal; historieta delirante, nacida en A Suivre , que recorrió el mundo entero:




(ambos álbums de tapa dura, flamantes, a $ 70 el uno, $ 100 el otro)
3) Dos ejemplares de El Pingüino, revista chilena, con trabajos de Oesterheld,  Urtiaga, Quino y Oski:
(por canje, merece historia aparte, que desarrollo al final)




(el que esté interesado en este material, haga click aquí)





4) foto de Bolerito, personaje muy bien dibujado, que me produce una gran intriga, ya que no encuentro dato alguno de quien firma como "Soria" (como adicional, tapa y primera página de la revista que lo publicaba)






Bueno, los que vienen a ver solamente figuritas pueden irse, porque voy a contar la historia del canje de las Pingüino...
En principio, uno de estos números ya lo había tenido en mis manos. Lo compré hace cinco años en la feria de Tristán Narvaja, en Montevideo y lo canjeé a mi vez (ver).
Ahora vamos casi ocho años atrás, cuando posteé en mi blog acerca de biografías "historietadas", haciendo mención a Leonardo Favio (ver).
Volvemos al presente: hace muy poco, me conectó por el Face una chilena, a raíz de aquella publicación. Era miembro de un club de admiradores de Favio y quería comprarme la revista Patoruzito donde aparecía su biografía.
Le ofrecí un canje. Le pedí que me buscara en Chile ese número de Pingüino que -como siempre me pasa- me arrepentí de haber canjeado.
Y como además le encontré una Antena con una nota de Favio, ella correspondió con otro ejemplar de El Pingüino.
Hoy, su ex-pareja, también socio del club, llegó a Capital vía Mendoza desde Chile, paró unos minutos en el hotel, y se vino en el 129 para hacer el intercambio en la terminal de ómnibus de La Plata.
Ipso facto tomó el colectivo de vuelta, para reunirse esta noche con el hijo de Favio, que le iba a regalar un pañuelo del astro. Mañana partía hacia José C. Paz en busca de otras revistas y pasado mañana retornaba a Chile. Un verdadero tour de coleccionista.
Yo, en cambio, sin moverme de mi ciudad, crucé por Bélgica, Francia, Uruguay y Chile en un mismo día, en un rato, apenas.

lunes, febrero 13, 2017

CAMBIOS DE ESTILO EN TORINO

Como todo creador, Héctor L. Torino fue variando su estilo con el paso de los años. A fines de los '60 había optado por abandonar definitivamente las aguadas y el detallismo en el diseño de vestuarios y personajes, que lo había caracterizado en toda la etapa de Aquí Está!, pasando a trabajar con fuertes contrastes en ByN y trazos más simplificados, sin perder por eso gracia ni dinamismo. Al contrario, a mi parecer. Es decir, ganando en ambos aspectos. 
Estas curiosas Tric y Trake,  revista normalmente con formato apaisado y tapas a cargo de Daloisio, son consecutivas: nros.  107 (ejemplar perteneciente a Luis del Pópolo) y 108 (ejemplar de mi propiedad) , de junio y agosto del 1969, respectivamente. 
Torino experimenta en ambas el relieve en las portadas y en el interior preanuncia al Don Nicola de los '70, cuando se disuelve Ediciones Torino, y el personaje pasa a publicarse bajo el sello Cielosur.